Condenados por los libros

Libros abandonados, nadie los leerá, fueron reemplazados por el dios virtual,
un niño se sienta frente a un libro esperando jugar, pero el libro no le habla, que desilusion,
sus letras grises no llaman la atención de quel que en la vida busca color y se dejan timar,
por pantallas planas o un celular.
El viejo de la esquina cierra la cortina de metal, ya nunca la volverá a levantar,
asi quedaron los libros sus tapas gruesas cortinas son, ya nadie las levanta colosal esfuerzo es,
son mundos perdidos enterrados en el papel...
Si la internet era para abrir conocimientos y almacenar más información, pero nos llenan el cerebro
con un virus que recién se descargó,
si tomaran los libros y quisieran leer, oh! infinito seria su poder,
imaginando y soñando otros mundos podríamos querer cambiar nuestra realidad,
pero prefieren mantenernos dormidos en el reality de hoy...
nadie leerá este poema, porque un libro lo sepulto.


Comentarios

Entradas populares de este blog

El lado obscuro de la luna

Bailando con un amor no correspondido...

Una noche celta